domenica, gennaio 07, 2007

Me alegro heberme enfermado


Herencia de mis letras



Me alegro haberme enfermado


Abril 14, 1994


¡Parece una idiotes, sólo a un chiflado se le ocurriría tal afirmación; sin embargo, cuando les dé mis razones a lo mejor cambian de opinión y hasta me concedan una poca de razón.

Me está llevando la fregada. No duermo, no como, me duele todo, estoy en los puros huesos. Jamás en mis ochenta añitos me había sucedido algo igual.

Pero, saben porqué me alegro de lo que me pasa? porque solo así descubrí algo que de otro modo hubiera sido imposible.

Estoy rodeado de amor , de atenciones, y hasta les preocupa que me revuelva en la cama porque corren y me preguntan que si no necesito algo que si estoy bien ¿quienes? siempre los he tenido a mi lado:

Mi esposa

Mis dos hijas

y mis tres nietos

Mi hija Anita, se encarga el hospital, médicos medicinas, curaciones, traslados.

Mi hija Alicia se deshace en atenciones, todo el día me está preguntando que necesito, me insiste llena de ternura que coma, ya no halla que ofrecerme.

Mi vieja, pobrecita, se levanta en la noche, dos, tres veces para cambiarme y al otro día lava todo el mugrero.

Ahora me doy cuenta del tesoro que siempre me ha acompañado

Mi esposa

Mis hijas

Mis nietos

¿verdad que se necesita enfermarse?


Llopoldo



Catorce días después de escrito esto, el 28 de abril de 1994, Llopoldo, murió en una fría cama del Hospital de Pemex Azcapotzalco, rodeado por el calor de su esposa, sus hijas y sus nietos.


1 commento:

Vestigios de una mujer... ha detto...

Es una lástima que hasta que se enferman ponemos atención a las personas adultas mayores... conozco varis historias... ojála les demostraramos nuestro amor aún cuando no nos necesiten.